Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Fuego

Como la sangre encendida
cremosa y tibia
en un suspiro escondida
la pena.
Y entre el naranja y el blanco
luminoso y claro,
el deseo.
Entre los dedos oculto
el temblor
de una caricia deseando brotar
ahora, pronto, ya.
Vehemente y alocado,
dulcemente tierno
el deseo de amar




Entradas más recientes

Número 2

Ese dolor

Una vez más al otoño

La belleza

Niebla