Amanecer de abril



















Suavemente se agitan  las partículas de arena,
vuelan impulsadas por el aire que los pies
levantan cuando camino ligera;
confundidos con ellas deliciosos se mezclan
aromas a sal, a pleamar y brisa fresca

Los rayos de sol amanecen e inventan la mañana
y contemplan su propio reflejo en el agua
Las gaviotas van y vienen, sobrevuelan la mar
enviando mensajes de amor y lujuria
luchando por comer como todas las mañanas

Me he puesto las gafas para que no me vean,
he metido mis manos en los bolsillos
guardo ahí el corazón en una cajita  de plata
junto a una pluma azul y una concha dorada
mis palabras y silencios que no dicen nada


© Rosa G. Panera

  Todos los derechos reservados

Comentarios

Entradas populares